BIM 2D, y cómo explicarle a un cliente que no es necesario modelar de más.

BIM 2D, y cómo explicarle a un cliente que no es necesario modelar de más. El concepto de LOD (ahora LOIN), no siempre ha ayudado a generar entendimiento. La sobreexigencia por parte del cliente, en cuanto al nivel de detalle exigido, ha generado flujos de trabajo ineficientes. Es importante pensar, reflexionar y acordar con el cliente el nivel necesario de información. Hay que convenir, de manera conjunta, cual es la mejor manera de producirlo para trabajar de manera eficiente.

Estas son algunas reflexiones.

Hay mucha gente que ha empezado a trabajar en Revit recientemente y sigue produciendo los detalles constructivos en AutoCAD. Después de todo, ¿no se supone que BIM consiste en trabajar en 3D? ¿Acaso seguimos necesitando producir detalles en 2D cuando trabajamos en BIM? Estos son interrogantes muy comunes.

Esta manera de trabajar es muy habitual, sobre todo en fases iniciales de implantación BIM. ¿Por qué? Fundamentalmente por estos motivos:

La falta de formación suficiente. ¿Cómo se producen detalles constructivos en BIM? ¿Cuál es la manera correcta de hacerlo?

La confusión en todo lo que tiene que ver con la producción de información 2D en Revit. ¿Es correcto trabajar en Revit en 2D? ¿En qué casos?

Si ya existe una biblioteca previa de detalles constructivos en CAD, elaborada con mucho trabajo a lo largo de los años ¿por qué no seguir con esa forma de producir los detalles constructivos? Al fin y al cabo, son dibujos en 2D que se pueden reutilizar. Si se trata de trabajar en 2D, con CAD ya tenemos mucha experiencia.

El concepto de LOD (Level of Development), que ahora ha evolucionado para llamarse LOIN (Level of Information Need) tampoco ha ayudado mucho en este sentido. Sobre el concepto de LOD hay mucha literatura. La realidad es que, en muchas ocasiones, no ha servido para ayudar a entenderse con el cliente, sino más bien todo lo contrario. Muchos clientes, en más de una ocasión, han solicitado niveles de desarrollo de los elementos del modelo superiores a lo que realmente se necesitaba. Caballo grande, ande o no ande.

Y es que, cuando se ha hablado de LOD, a penas se ha tenido en cuenta la capacidad e idoneidad de utilizar 2D en BIM para completar información, en determinados casos. Cuando se ha hablado de LOD, en muchas ocasiones se ha dado por supuesto que en el software BIM el nivel de desarrollo de un proyecto debe estar definido en el modelado 3D. Se tiene en cuenta sólo cada uno de los elementos modelados, y la información que contienen. Pero hay que tener en cuenta que un proyecto puede tener el nivel de desarrollo necesario y adecuado, valiéndose también de la capacidad del software BIM de completar información gracias, precisamente, al uso de 2D. De este modo, se genera una “documentación asociada” que completa la información geométrica y alfanumérica proporcionada por el modelo y la información contenida en sus parámetros.

El estándar ISO 19650, entre otras cosas, persigue que se produzca la información precisa en cada momento (ni información de más ni información de menos).

Para el modelado, debería aplicarse el mismo principio: no modelar de menos, pero tampoco modelar de más. Para cada vista, con la escala que tuviera, deberían estar representados los elementos modelados con el desarrollo preciso para que el proyecto quedara bien representado a esa escala. Y aquí es donde entra la pregunta de cómo combinar el 2D y el 3D.

Si cuando vamos a entregar un proyecto, para una determinada fase, la mayoría de las vistas van a una escala 1.100, lo lógico es modelar lo adecuado para esa escala. Luego, para los detalles constructivos, dependiendo de la escala de los mismos, sería perfectamente válido completar en 2D la información necesaria para que ese detalle quedara perfectamente definido. Generando el número suficiente de detalles, quedaría un proyecto completo, con la información necesaria, según su fase de desarrollo.

¿Y quién es el equipo que más experiencia tiene en saber cómo definir un proyecto para cada fase? Normalmente el equipo de diseño.

Los detalles constructivos en 2D son también una parte importante de los proyectos generados con BIM, por lo menos a día de hoy. En un futuro, no se sabe. Es cierto que el paradigma BIM es fundamentalmente 3D, pero también hay lugar para el 2D.

Y esto tiene que ver con una cuestión fundamental: la decisión sobre lo que se va a modelar y lo que no se va a modelar. Y para responder a esa pregunta hay que tener en cuenta el tamaño del proyecto, la escala a la que se van a presentar la mayoría de las vistas y el coste del modelado. El modelo debe ser operativo. La sobreinformación es igual de mala que la falta de información.

El tamaño del proyecto es importante a la hora de definir lo que se va a modelar. No es lo mismo un hospital de 50.000 m2 que una vivienda unifamiliar de 200 m2. Es razonable pensar que el proyecto de la vivienda va a poder alcanzar una mayor definición de modelado a nivel global que el proyecto del hospital.

La escala a la que se van a representar la mayoría de las vistas también es importante. Hay proyectos enormes en los que la escala a la que se entrega el proyecto es 1.200. Sin embargo, puede haber otros muy pequeñitos en los que se pida que se entregue todo a 1.50.

Respecto al coste del modelado, hay que tener en cuenta el tiempo y el esfuerzo que supone modelar determinados elementos, en comparación con el beneficio que se obtiene.

Hay determinadas escalas (1:20, 1:10, 1:5…) que son indudablemente escalas del reino de los detalles constructivos, en las que tenemos que mostrar mucho detalle.

En ellas, vamos a empezar a mostrar las pequeñas partes y piezas que conforman los diversos componentes en un proyecto de construcción. Estamos hablando de cosas como pernos, conexiones, juntas…y, en definitiva, muchas de las cosas que normalmente no queremos incluir en el modelado 3D. Teóricamente, es posible modelar cada ladrillo, cada junta entre ladrillos y cada tornillo. Pero el coste sería significativo. No sólo consumiríamos tiempo y en recursos, sino que además crearíamos una sobrecarga en el modelo. Esto ralentizaría su manejo y dificultaría su edición. Y lo más importante es que realmente no ayudaría mucho a explicar mejor el proyecto que unos simples detalles en 2D, de las partes en concreto que así lo requirieran.

Lo importante es pensar cómo combinar el uso de 3D y de 2D para definir correctamente un proyecto.

Al fin y al cabo, la finalidad es producir un proyecto bien definido para cada fase, según lo que se ha venido haciendo toda la vida, desde antes de que existiera BIM.

LOD es un concepto que, de algún modo, nace del miedo. Del miedo de un cliente a que no le entreguen un modelo suficientemente definido. Y el miedo y la desconfianza muchas veces complican las cosas. Exigir de más al fin y al cabo no es trabajar de forma eficiente, y es despilfarrar recursos. ¿Y BIM no va fundamentalmente de ser más eficientes y productivos?

La realidad es que muchos clientes no han sabido definir y especificar bien lo que querían, el por qué y el para qué. Y en este sentido, la norma ISO 19650 pone un peso importante en el cliente a la hora de definir y justificar correctamente los requisitos de información, reconociendo que esto es algo crítico.

En España, tenemos el CTE (Código Técnico de la Edificación) que define lo que necesita cumplir un Proyecto de Ejecución. La definición del Proyecto de ejecución según el CTE es la siguiente:

Esta definición ha probado durante muchos años ser suficiente para producir proyectos de ejecución correctos.

Respecto al listado de planos, la especificación es la siguiente:

El concepto, por tanto, para un proyecto de ejecución, según el CTE, es asegurarse que tiene el contenido necesario para la realización de la obra. En BIM, esto puede implicar modelar todo lo necesario para las escalas globales, y para la escalas de detalle, empezar a considerar el enfoque desde una perspectiva de detalle.

Por todo esto, la idea de esta entrada es reivindicar el uso del 2D en BIM para completar información. A día de hoy, sigue teniendo sentido en los flujos de trabajo más habituales. No hace falta que los elementos de modelo tengan más detalle del que es necesario para que las plantas, secciones, alzados queden correctamente representados a la escala acordada. La información necesaria para la fase de construcción puede ir bien definida gracias a los detalles constructivos incluídos en el archivo del modelo. Y esto parece algo obvio, pero en el momento en el que se empieza a hablar de LOD, parece que a todos se nos cruza un cable. Nos sentimos confusos y se nos olvidan cuestiones esenciales.

Es importante tener en mente el uso del 2D en BIM a la hora de llegar a acuerdos con los clientes. Se puede ofrecer un modelo que esté perfectamente representado a las escalas solicitadas, del que se puedan obtener buenas mediciones y que sin embargo no tenga un nivel excesivo de modelado, porque no es necesario.

Muchas mediciones pueden deducirse de otras, con lo que lo importante es poder garantizar que todo lo necesario para obtener las mediciones esté modelado. Por poner un ejemplo sencillo: No hace falta que modele las bisagras de las puertas, porque con que las puertas estén modeladas es suficiente.

Haciendo uso de la capacidad que nos ofrece el software BIM para detallar en 2D podremos definir todas esas cosas si fuera necesario.

Para terminar, y ya desde un punto de vista más práctico, se pueden tomar dos enfoques distintos a la hora de detallar en Revit. Podríamos incluso añadir un tercero, dependiendo de nuestro nivel de madurez BIM y de si contamos con una biblioteca de detalles en CAD que queramos reutilizar.

Para crear los detalles constructivos en Revit podemos:

  1. Crear detalles completos en 2D que no tengan ninguna conexión con el modelo.
  2. Crear detalles híbridos, que tomen como referencia elementos del modelo 3D, y sobre los que se añada información de detalle en 2D. Eso nos va a permitir aprovechar la geometría del modelo como base para detallar todo lo necesario. En este caso, nuestro trabajo consistirá en representar esa geometría del modelo de una manera que apoye tanto al modelo general como a los detalles que estamos creando sobre esa base.
  3. Aprovechar los detalles CAD existentes, pero integrarlos en el archivo (.rvt) de Revit.

Respecto a este tercer punto, cuando estamos haciendo la transición de CAD a BIM, sin duda existen una gran colección de detalles ya existentes en CAD. En ocasiones lo más conveniente puede resultar aprovechar ese trabajo y simplemente incorporarlos a nuestro proyecto. Y para incorporarlos a nuestro proyecto de Revit podemos hacer dos cosas. Puede que interese convertir estos detalles a Revit. Esto implica insertarlos en Revit, en una vista especial llamada “Vista de diseño” o “Drafting View”, y convertirlos a líneas, texto y sombreados de Revit, borrando todas las líneas, texto y sombreados que provienen de CAD o puede que interese simplemente vincularlos. Vincularlos implica que los detalles siguen viviendo en el software nativo en el que se crearon (normalmente CAD), pero están integrados en el archivo .rvt del modelo, de tal modo que todos los planos salen del mismo archivo.

La opción a usar depende de muchos factores.

En próximas entradas, hablaremos más de esto, para satisfacer las dudas de mucha gente que está “empezando” con BIM y quiere hacer una transición suave en cuanto a la gestión de los detalles constructivos.

Para terminar, comentar que el 18 de Noviembre de 2020 se publicó la Norma Europea EN 17412-1:2020 sobre el nivel de información necesario. La versión oficial en español, la UNE EN 17412-1 se publicó en Abril de 2021.

Este documento especifica conceptos y principios para establecer una metodología para especificar el nivel de necesidad de información y la entrega de información de forma coherente cuando se utiliza BIM. Especifica las características de los diferentes niveles utilizados para definir el detalle y el alcance de la información que se debe intercambiar y entregar a lo largo del ciclo de vida de los activos. Los conceptos y principios de este documento pueden aplicarse para una forma de intercambio de información generalmente acordada entre las partes en un proceso de trabajo en colaboración.

El contenido de esta entrada no se basa en el contenido de esta norma, si no en la experiencia y opinión personal.

Seguiremos escribiendo sobre esto y otras cosas interesantes en futuras entradas.

Esperamos que esta reflexión sobre la producción de Detalles constructivos en BIM 2D te haya sido de utilidad.

Si quieres más información sobre cómo producir tus detalles constructivos en Revit, este vídeo de Youtube puede serte de utilidad

¿Necesitas servicios de Consultoría BIM? Consulta nuestros servicios.

¿Estás buscando formación BIM? Consulta nuestros cursos online aquí, o ponte en contacto con nosotros.

Si te ha parecido interesante esta entrada o te apetece preguntar o comentar algo, ¡deja aquí tu comentario!

Deja un comentario

Entradas relacionadas

error: Contenido protegido